CANARINA:

Principal

¿Quiénes somos?

Testimonios

Preguntas

Contacto

DEMOS

Prensa

Mundo

Clientes

Catálogo

Precio

 

RADIA:

1 RADIA

2 Radiación e.m.

3 Antenas

4 Antenas de baja

5 Antenas de alta

6 Potencia emitida

7 Relieves

8 Mapas Google

9 SIG

10 Importar

 

  

Radiación · software · radiación electromagnética · antenas

                               

Aplicaciones: Contaminación electromagnética · Radiación electromagnética · Antenas de telefonía · Antenas celulares · Antena de alta ganancia y estudios · Potencia emitida e ingeniería de telecomunicaciones · Ingeniería eléctrica · Radiaciones · Antenas móviles · Radiaciones de antenas

 

Radiación y contaminación electromagnética:

Si analizamos la denominada sociedad de la información, podremos observar el cambio espectacular que se ha producido en los últimos años. Poco a poco, se nos ha ido invadiendo con nuevos conceptos tales como son la telefonía móvil GSM y la futura tecnología GPRS y UMTS que nos indican que la sociedad va cambiando, y vamos incorporándonos poco a poco a la denominada sociedad de la información. En las zonas urbanas, estos puntos clave se encuentran en multitud de azoteas de nuestras comunidades. Este número, sin lugar a dudas, aumentará con el despliegue de las nuevas generaciones de telefonía móvil, es decir, las ya conocidas UMTS, y más si se conceden nuevas licencias de GSM que son las que ya utilizamos en la actualidad. En el entorno rural, esta saturación de infraestructuras conlleva dos problemas: el deterioro de zonas con un alto valor ecológico y la imposibilidad, en algunas ocasiones, de incorporar nuevos servicios. En el entorno urbano, esta problemática se traduce en un impacto visual, una limitación para incorporar nuevos servicios y la posibilidad de producir problemas de salud y molestias a los ciudadanos si no se mantienen las normas de seguridad establecidas para las antenas.

 

Software RADIA: Mapa de la densidad de potencia radiada por cuatro antenas de panel situada a 5m de altura que apunta en diversas direcciones.

 

Referente a la telefonía móvil, son indiscutibles las ventajas aportadas, y más con la revolución en cuanto a los servicios que reportará la nueva tecnología UMTS. Los ciudadanos son conscientes del beneficio pero también muy sensibles a este tipo de instalaciones. Esta inquietud se traduce en algunas zonas, en miedo e incertidumbre ante el desconocimiento de los efectos negativos que pueden tener para la salud las radiaciones electromagnéticas. La desconfianza de los ciudadanos viene motivada por un lado por la falta de información y el desconocimiento del funcionamiento de esta modalidad de comunicación y, por otro, porque no saben si las radiaciones que emiten este tipo de antenas pueden provocar a largo plazo daños a su salud debido al largo tiempo de exposición a sus radiaciones. En este desasosiego, un factor clave es la falta de homogeneidad de las recomendaciones y legislaciones aplicadas a nivel de estados europeos.

Teniendo en cuenta este problema, la Unión europea aprobó una recomendación (no obligatoria para los Estados miembros) el 12 de julio de 1999. Esta recomendación establece unos niveles de exposición admisibles para las personas que muchos científicos no consideran seguros a largo plazo, ya que tiene en cuenta solamente los efectos térmicos. Además, hay que tener en cuenta que en esta misma recomendación, la Unión Europea recomienda aplicar el principio de cautela o de precaución. El principio de cautela tiene que ver mucho con lo "posible". Ante una falta de acuerdo científico que determine si las radiaciones a las que los ciudadanos estamos expuestos realmente son inocuas (como reclaman las empresas de telecomunicaciones) o realmente perjudiciales (como indican algunos estudios científicos) es necesario que los estados y administraciones competentes en este tema diseñen unas normas básicas para proteger a sus ciudadanos y evitarles daños que podríamos lamentar en un futuro. No se trata de impedir el desarrollo de las telecomunicaciones, sino de compaginarlo con la adopción de unas medidas preventivas serias y eficaces.

Las ondas emitidas por los sistemas de telefonía móvil son absorbidas fácilmente por el cuerpo humano, en el que producen unos determinados efectos biológicos. El problema se plantea por la falta de acuerdo de los científicos sobre cuales son los niveles perjudiciales. Referente a esto, existe acuerdo en que cerca de la antena (en un radio de 3 a 6 metros) los niveles serían demasiado altos y perjudiciales para el ser humano, pudiendo producir efectos térmicos o calentamiento, en exposiciones cortas. Pero el problema se plantea con las exposiciones a largo plazo. ¿Qué sucede cuando una persona vive, duerme, trabaja, juega o estudia, mes tras mes y año tras año, cerca de una antena de telefonía móvil?. Su cuerpo se va a ver expuesto de manera continuada a niveles de emisión mucho más bajos (pero prolongados en el tiempo) que los que recomiendan las normas de protección (que solo tienen en cuenta exposiciones cortas). En cualquier caso, todos los científicos coinciden en que es necesario seguir investigando, y la misma Organización Mundial de la Salud, ha advertido que no va a poder exponer sus conclusiones hasta dentro de varios años, por lo que recomienda precaución.

Hay que tener en cuenta que la propia Recomendación de la Unión Europea advierte, que incluso respetándose los límites de exposición que establece, pueden producirse problemas para las personas que lleven marcapasos, que pueden verse interferidos por las ondas emitidas por la antena, incluso en niveles muy bajos. Por eso se prohibe el uso de móviles dentro de los hospitales, y en muchos países se limita la instalación de antenas y estaciones base de telefonía móvil cerca de hospitales y centros de salud. La Recomendación Europea es muy clara en este aspecto, y en su punto 13, establece textualmente que

"los niveles de referencia recomendados deberían proporcionar un elevado nivel de protección contra los efectos nocivos para la salud que pueden resultar de la exposición a campos electromagnéticos pero tal observancia puede no impedir necesariamente que se produzcan problemas de interferencia u otros efectos sobre el funcionamiento de productos sanitarios tales como prótesis metálicas, marcapasos y desfibriladores cardiacos e injertos cocleares, la interferencia con marcapasos puede ocurrir a niveles inferiores a los niveles de referencia recomendados y debería por ello someterse a las precauciones adecuadas que, sin embargo, están fuera del ámbito de la presente Recomendación...”

Nos preguntaremos qué nivel de protección tienen las personas que usen esos mecanismos y vivan cerca de estas antenas de radiación. La pregunta no es fácil de responder, y por eso algunos países y ciudades (Suiza, Italia, Rusia, China, Salzburgo en Austria, Toronto en Canadá...) han fijado para todos sus ciudadanos niveles de protección más restrictivos que los formulados en la recomendación, aplicando el principio de cautela. En el ámbito estatal (ESPAÑA), no hay normativa específica aprobada que regule la exposición del público a campos electromagnéticos derivados de la telefonía móvil. Según el Ministerio de Sanidad, en nuestro país ya se aplican en la práctica, los niveles de exposición establecidos en la Recomendación Europea. Además, en esa Recomendación se establece que los estados miembros pueden establecer niveles de exposición para sus ciudadanos más restrictivos (como han hecho Italia, Bélgica o Suiza).

 

ESPAÑA, en este sentido, no es más estricta que los niveles recomendados por la Comisión. Los niveles límite que se permiten en ESPAÑA para exposiciones prolongadas de ciudadanos, por ejemplo 450 o 900 microwatios/cm2 (que son también los de la Recomendación Europea), son muy superiores a los que de forma precautoria permiten otros países y ciudades (0,1 microwatios/cm2 en Salzburgo; 4,2 microwatios/cm2 en Suiza; 6 microwatios/cm2 en China, 5 a 100 microwatios/cm2 en Rusia; 100 microwatios/cm2 en Italia...). Con una política de prevención, información, y emplazamiento adecuados, la salud y la telefonía móvil, no tienen porque estar enfrentadas.

 

 

            (aire)         (sonido)        (agua)       

 

 

 

radiación electromagnética

 

 

                                                                               

Canarina Software Ambiental

Software para empresas de consultoría ambiental

Santa Cruz de Tenerife, Islas Canarias, ESPAÑA

e-mail: contacto

 

 

      

European Union · network on Pollution

Member of MAPO: European network on Marine Pollution.

 

 

      Flag of Portugal 

 

 

  english:        italiano:       

 

 français:      português:  

 

deutsch:

 

 

 

  APLICACIONES castellano: DIS CUS DES   english: DIS CUS DES RAD  

 

deutsch: DIS CUS  DES  RAD   português: DIS CUS DES RAD   italiano:   DIS CUS  DES RAD

 

français:  DIS CUS DES RAD

 

 

SOLUCIONES  castellano: DIS CUS DES    english: RAD DIS CUS DES  

 

 deutsch: DIS CUS DES RAD português: DIS CUS DES RAD italiano:  RAD DES DIS CUS

 

français:  CUS DIS DES RAD