CANARINA:

Principal

¿Quiénes somos?

Testimonios

Preguntas

Contacto

DEMOS

Prensa

Mundo

Clientes

Catálogo

Precio

Licencia

Aviso Legal

 

DISPER:

DISPER

Aplicaciones

Ventajas

Datos I

Datos II

Datos III

Datos IV

Datos V

Promedio

Funciones

Algoritmos I

Algoritmos II

Algoritmos III

Mapas Google

Gráficas I

Gráficas II

3D y 2D

Relieves

Modelos y SIG

Olores

Antorchas

El Aire I

El Aire II

El Aire III

Contaminantes I

Contaminantes II

Contaminantes III

 

El aire III · software · ciencias ambientales

                               

Aplicaciones 2: chimeneas industriales · calentamiento global · gestión ambiental · contaminante industrial · contaminantes orgánicos · contaminación de la atmósfera · saneamiento ambiental · auditoría ambiental · dispersión atmosférica

 

Estabilidad de la atmósfera

Las distintas clases de estabilidad dependen de las condiciones meteorológicas.  En general, las condiciones neutrales aparecen el 80% del tiempo.  Las condiciones neutrales se suelen dar con cielos nublados.  En este caso, la dispersión de contaminantes en la atmósfera es debida a turbulencias mecánicas más que a turbulencias de origen térmico. De esta manera, la atmósfera puede ser inestable, neutra o estable. Pasquill estableció una clasificación de la estabilidad de la atmósfera atendiendo a las condiciones meteorológicas que producían el gradiente de temperatura ambiental. Estas condiciones dependían de la velocidad del viento (medida con anemómetro a 10m de la superficie terrestre), la radiación solar o insolación, si era de día o de noche y de la fracción de cielo nublado que había. Definió un valor K de Pasquill tal que K=1,2,3,4,5 o 6, también representado por las letras A,B,C,D,E y F para evaluar la estabilidad de la atmósfera.

La relación entre las clases de estabilidad y las condiciones meteorológicas se muestra en la siguiente tabla: 

Clase de estabilidad

K de Pasquill

Situación atmósférica

A

1

Altamente inestable

B

2

Inestable

C

3

Ligeramente inestable

D

4

Neutra

E

5

Ligeramente estable

F

6

Estable

La relación entre las clases de estabilidad y las condiciones meteorológicas se muestra en la siguiente tabla: 

Velocidad del viento u(10m)

Día e Insolación fuerte

Día e Insolación moderada

Día e Insolación débil

Noche y nubosidad > 4/8

Noche y nubosidad < 3/8

<2

A

A-B

B

 

 

2-3

A-B

B

C

E

F

3-5

B

B-C

C

D

E

5-6

C

C-D

D

D

D

>6

C

D

D

D

D

dónde la velocidad del anemómetro está medida a 10m de altura. El preprocesador meteorológico de DISPER es mucho más sofisticado que la tabla anterior y considera un rango de vientos mucho más detallado. La velocidad del viento varía con la altura y se suele medir a 10m de altura sobre el suelo u10. Tiene un valor nulo en la superficie del terreno y va aumentando a medida que nos elevamos hasta estar fuera de la influencia de los edificios y de la topografía. En una zona rural es de unos 250m mientras que en una urbana es de unos 500m, aunque estos valores no están del todo claros ya que en la bibliografía nos podemos encontrar valores de 500m y 1000m respectivamente. Para determinar la velocidad a cualquier altura uz se utiliza la ley de semejanza de la potencia. 

uz=u10(z/z10)p

siendo z la altura contada desde la superficie del terreno y z10=10m. El exponente p depende de la clase de estabilidad de la atmósfera y de si nos encontramos en terreno rural o urbano. DISPER evalúa automáticamente la ecuación anterior indicando la altura del anemómetro y la del punto de salida. Si estudiamos como varía la dirección del viento en un punto a lo largo del tiempo nos encontraremos con que éste fluctúa. Aumentando la inestabilidad, aumentaremos la desviación lateral del viento llegando hasta los 250 si es altamente inestable. La desviación horizontal se ve afectada de igual manera llegando a los 150 en el caso de alta inestabilidad. Las dispersiones laterales son deseables y que dispersan los contaminantes lateralmente disminuyendo su concentración en la atmósfera. Las verticales ascendentes también lo son ya que pueden dispersar el contaminante hacia arriba. Las verticales descendentes no son deseables ya que pueden aproximar el contaminante a nivel superficie del terreno con los consiguientes perjuicios medioambientales. Conociendo el gradiente de temperatura ambiente y comparándolo con el gradiente de temperatura adiabático, podemos estimar la estabilidad atmosférica y, por consiguiente, la evolución del penacho contaminante de la chimenea. Las diferentes estabilidades atmosféricas nos determinarán los valores de la desviación lateral y vertical del penacho.

 

 

                  (sonido)        (agua)        (electrosmog)    

 

 

 

ciencias ambientales

 

                                                                               

Canarina Software Ambiental

Software para empresas de consultoría ambiental

Santa Cruz de Tenerife, Islas Canarias, ESPAÑA

e-mail: contacto

 

 

      

European Union · network on Pollution

Member of MAPO: European network on Marine Pollution

 

 

      Flag of Portugal 

 

 castellano:     

 

  english:        italiano:       

 

 français:      português:  

 

deutsch:

 

 

 

  APLICACIONES castellano:  CUS DES  RAD   english: DIS CUS DES RAD  português: DIS CUS DES RAD  

 

 italiano:   DIS CUS  DES RAD français:  DIS CUS DES RAD